Pueblos Magicos, Pueblos con Encanto y Barrios Bagicos
Menu

Ex Hacienda Molino de las Flores

Históricamente el primer registro documental que se tiene del Molino de Flores se remonta al último tercio del siglo XVI, cuando se le otorga a Joan Vázquez, en Mayo de 1567, la Merced Real que le permitía construir un sitio de batán (pequeña factoría de paños y jerguetas) "al pie de una cuesta grande a la caída de un arroyo que por la falda de dicha cuesta viene", para utilizar la fuerza del agua en el movimiento de sus rústicos equipos. Aún se conservan la represa, las compuertas, los tiros de agua y las piedras del molino en el interior del casco.

La hacienda de Tuzcacuaco o Cozcacuaco, pasó a ser la "Hacienda del Molino de Cozcacuaco" hasta el último tercio del siglo XVII en el que se le empezó a conocer como "Hacienda Molino de los Flores" después de la compra que hicieran Don Antonio Ruíz de Vergara a Pedro Dueñas hijo, de la venta a Don Antonio Urrutia de Vergara, y de la creación del mayorazgo que este último formara a favor de su nieto Don Agustín Flores Urrutia de Vergara, hijo de Doña Ana Urrutia de Vergara y Don Antonio Flores de Valdéz, en el año 1667.

Después de la Revolución, la Hacienda quedó muy dañada y al paso del tiempo se fue deteriorando más, fue hasta hace algunos años que se iniciaron algunos trabajos para su mantenimiento. Debido a su antigüedad, historia y a su condición actual, las historias de misterio y terror no son pocas. A continuación les presento algunas.

Como a mediados del 1600, se inicia la construcción de la Capilla del Señor de la Presa, construida por Miguel de Cervantes y Velasco, que se encuentra al sureste del casco de la hacienda. La tradición dice que dicha capilla se debió a la aparición milagrosa del Cristo que está sobre una roca, imagen iconográfica que goza de gran aceptación y reconocimiento entre los creyentes de la región, principalmente por los milagros concedidos. Actualmente es el elemento arquitectónico, cultural y religioso más importante.
Este relato le ocurrió a una turista, después de haber visitado el casco y mientras esperaba a algunos de sus familiares para ir a comer, decidió ir a la capilla de San Joaquín para hacer una oración, cuando entró vio que solamente había una persona vestida de monje, por lo que le dio confianza pensando que se trataba de algún religioso.

La joven se sentó en una banca que estaba a un par detrás que la del monje, acababa de decir una oración cuando el monje volteo a verla, apenas la chica vio el rostro del monje y salió corriendo: la cara era una calavera. Al salir de la capilla, la joven se encontró con su familia,, cuando entraron de nuevo, no había nadie en la capilla.

Dicen que no es recomendable quedarse a altas horas de la noche en el casco, ya que cuando cae la noche se aparece un jinete vestido de negro y al que no se le ve la cara. Algunos de cuidadores que viven en el parque, llegan a comentar que por las noches se escuchan cascos de caballos que entran a la hacienda.

Una de las señoras que venden comida, cuenta que un día a sus familiares que la iban a recoger, se les hizo tarde, mientras esperaba a que llegaran, se sentó en uno de los jardines, después de algunos minutos, algo la hizo voltear, fue cuando vio a un jinete que estaba cerca de ella, le llamó la atención que no lo había escuchado acercarse, poco después el jinete se dio una vuelta y se alejó, la señora vio que el caballo no hacía ruido y que dejaba chispas cuando golpeaba el suelo, la señora se asusto y se fue del jardín; poco después llegaron sus familiares

Siguenos en FaceBook

En este sitio encontrarás la historia, ubicación de los pueblos mágicos, pueblos con encanto y barrios mágicos de México.
Pólitica de Privacidad | Contáctanos